10% 2 noches

Oferta válida del 01/07/15 hasta 08/20/15

RESERVA POR ADELANTADO

12% DE DESCUENTO PARA RESERVAS REALIZADAS 45 DÍAS ANTES DE LA LLEGADA

-15% - 3 NOCHES EN ABRIL CON DESAYUNO GRATIS
-12%

Book a Room

Arrival Date
Departure Date
Guests
SELECCIONAR FECHAS
MEJOR TARIFA GARANTIZADA

La historia del Hotel Navona: Centro Histórico de Roma

TERMAS DE AGRIPA
El hotel Navona Roma surge sobre las antiguas Termas de Agripa, un complejo termal de la Roma Antigua, inaugurado en el Campo de Marte en el año 12 a.C. por Marco Vipsanio Agripa, alimentadas de aguas vírgenes.
Las termas fueron el primer edificio termal público de la ciudad y el acueducto que las alimentaba se puso en funcionamiento en el año 19 a.C. Durante los siglos siguientes fueron restauradas en varias ocasiones bajo la égida de diferentes emperadores, como Tito, Domiciano y Adriano.
El edificio, de tipo republicano, medía unos 100 metros de ancho por unos 120 de largo y estaba formado por numerosos ambientes alrededor de una gran sala circular, de 25 metros de diámetro. Una sección de la misma, de unos 10 metros de altura, se ve todavía hoy y se la llama comúnmente "Arco della Ciambella" (Arco de la Rosca). Se cuenta que las Termas estaban decoradas con algunas famosas estatuas de Lisipo como el Atleta que se limpia (Apoxiomenos) y un León yacente. A su muerte, el emperador Agripa dejó las termas en herencia para uso libre del pueblo romano, que las consideró siempre como su propiedad privada. Como ocurrió también con otros edificios y monumentos romanos, empezaron a ser desmanteladas para la recuperación de los materiales de construcción, probablemente ya desde el siglo VII.
Curiosidad: la escultura del Piñón (antigua escultura de bronce) que hoy se encuentra en los museos Vaticanos y que da el nombre al Patio de la Piña, fue encontrada durante la Edad Media precisamente en las termas de Agripa.

VIA DEI SEDIARI
Entre las muchas curiosidades unidas a la ciudad Eterna, seguramente conocer la odonimia de la ciudad de Roma os ayudará a “reconstruir” hechos y eventos históricos. La mayor parte de las calles dentro de los muros aurelianos tienen nombres extravagantes, que se pueden subdividir en diferentes categorías. Además de los nombres debidos al mobiliario urbano (como Plaza Pasquino y Via del Babuino, que toman sus nombres de las estatuas parlantes presentes) y de los nombres unidos a los grandes monumentos, podemos agrupar las calles que hacen referencia a nombres de animales y nombres de oficios.
Via del’Orso (del Oso), via del Leone (del León), via della Volpe (del Zorro), etc. toman sus nombres de los animales representados en los carteles de los antiguos mesones y fondas.
Via dei Giubbonari, Sediari, Chiavari, Cappellari, Coronari, Leutari, Funari, Pettinari, Cimatori, Cartari, Baullari, Fornari, Cestari, Staderari, Pianellari, Acciaioli toman el nombre en cambio de los talleres artesanos que había en dichas calles.
Específicamente, la Via dei Sediari (de los Silleteros), donde se encuentra el hotel Navona Roma, tiene su origen en los Silleteros Pontificios, es decir, los miembros laicos de un colegio perteneciente a la antecámara pontificia.
Se trata del colegio de laicos más antiguo al servicio del Pontífice, que tenía la misión de sostener la silla gestatoria en la que se sentaba el Papa con ocasión de solemnidades litúrgicas.
Curiosidad: la tradición sitúa al Marqués Onofrio del Grillo entre los miembros ilustres del colegio de los silleteros pontificios, personaje hecho célebre gracias a la película interpretada por Alberto Sordi.